,

Convenio asistencial entre la UCSH y el Hospital Penitenciario

Con la inauguración de dos espacios físicos remodelados en el Hospital Penitenciario de Gendarmería de Chile, se concretó una donación de nuestra Universidad al recinto penal, como parte de un convenio asistencial docente entre ambas instituciones.

La inauguración de un box de atención kinesiológica y una sala de estar para el personal, se realizó el pasado 11 de enero y contó con la participación del decano de la Facultad de Salud, Miguel Acevedo, el Director de la Escuela de Kinesiología, Alejandro Iturra, Cristian Riveros, profesional a cargo de la Gestión de Campos Clínicos a nivel de toda la Facultad, y el académico Felipe Marín, coordinador de campos clínicos de enfermería. Junto a ellos estuvieron presente, el Director Nacional de Gendarmería, Jaime Rojas Flores, la Jefa del departamento de Salud de Gendarmería, Beatriz De Gregorio y el director del Hospital Penitenciario, Dr. Juan Idrovo.

El decano de la Facultad de Salud, Miguel Acevedo, explicó que esta actividad, “forma parte del trabajo conjunto que se viene realizando hace largo tiempo con Gendarmería de Chile, en particular a través del Hospital Penitenciario que es uno de nuestros centros de práctica para las carreras de los estudiantes de nuestra facultad”.

“Una de estas dependencias es una sala kinésica, en la cual se instalaron algunos equipos utilizados para la rehabilitación de personas atendidas en el servicio del hospital penitenciario, y el  segundo espacio consiste en una sala de estar para permitir el reposo del personal que realiza labores internas de turno, en la unidad de atención de urgencia del propio hospital penal”, detalló el decano.

Según explicó el decano de salud, “el director de la Escuela de Kinesiología, Alejandro Iturra, tiene un mayor involucramiento con esta acción ya que una de las salas es de rehabilitación kinésica, y por otro lado, Cristian Riveros, profesional a cargo de la Gestión de Campos Clínicos a nivel de toda la Facultad, ha llevado habitualmente la vinculación con estos actores externos, con los cuales nos relacionamos en el desempeño de nuestra actividades, tanto de prácticas tempranas, como de internados profesionales. Cabe señalar que la Escuela de Enfermería también está encontrando, en el hospital penitenciario, un espacio para ofrecer oportunidades de práctica, particularmente en las especialidades: enfermería médico quirúrgico y enfermería de urgencia”.

Acerca de la proyección de este trabajo colaborativo, el decano señaló que “recibimos la invitación a profundizar nuestro involucramiento con ellos, en donde no solo tenemos la oportunidad de constituir un espacio en donde nuestros estudiantes puedan hacer sus prácticas profesionales, sino que asumir las particularidades de este tipo de unidades sanitarias. Nos ofrecieron explícitamente los espacios, y promover oportunidades de investigación de estos fenómenos de salud que no son comunes, pero que son interesantes de conocer con mayor profundidad”.