,

Conversación sobre la situación de la Iglesia en Chile y los desafíos pastorales

El Instituto Teológico Egidio Viganó perteneciente a la Dirección de Formación Identitaria de la UCSH, organizó el jueves 28 de junio una conversación sobre la situación de la Iglesia en Chile y los desafíos Teológico Pastorales que se desprenden de la carta del Papa Francisco dirigida al “Pueblo de Dios que peregrina en Chile”, el 31 de mayo pasado.

La actividad se efectuó desde las 18:30 horas, en el salón Silva Henríquez, ubicado en Carmen 340 y fue dirigida por el sacerdote marianista José María Arnaiz, con la presencia de directores y académicos de nuestra Universidad.

Carlos Abrigo, académico del Instituto Teológico Egidio Viganó, detalló los objetivos de esta actividad: “El evento se llamó situación de la Iglesia en Chile, y apuntó a responder cuáles son las proyecciones y los desafíos Teológicos Pastorales que surgen a partir de la carta que envió el Papa Francisco a la Iglesia nacional, que se llama “el pueblo de Dios que peregrina en Chile”. Creo que estamos frente a un desafío teológico importante, no solo en este ámbito, sino que para todas las instituciones incluyendo las instituciones educativas y de educación superior, respecto a cómo crear estructuras de autocuidado”.

“Para el Instituto en particular, la crisis de la Iglesia constituye una oportunidad, más si consideramos que la palabra crisis tiene que ver con “crisol”, y acrisolamiento significa purificación, por tanto desde ese punto de vista, las crisis son positivas y aun cuando sea una crisis muy fuerte, se ubica en un contexto de crisis de cambio de época, en donde todas las instituciones entran en crisis. Una de las notas distintivas, a mi modo de ver, de este cambio de época, es la desinstitucionalización de todo, y por tanto se hacen visibles cosas que antes la institucionalidad guardaba y escondía, en base a estructuras de poder que estaban destinadas muchas veces a eso para mantenerse en el tiempo”, reflexionó el académico.

Carlos Abrigo agregó que “todo esto entra en crisis considerando que hoy el límite entre lo público y privado no existe, en consecuencia, ésta crisis es un motivo y aliciente para que universidades como la nuestra reflexionen en primer lugar sobre la situación en Chile, y en segundo lugar sobre los desafíos que comporta esta crisis para ellos”.

Por otra parte,el P. José María Arnaiz expresó que cuando le invitaron aceptó de inmediato “ya que he venido varias veces a la universidad y he estado cerca de los últimos rectores. Además, considerando que el tema es el momento de la Iglesia, me parece oportuno sobre todo venir a escuchar para saber que piensa un grupo como este, y qué podemos elaborar entre todos. Hoy, sin duda, tenemos que escuchar más los sacerdotes y obispos, escuchar más a quienes quieren ser escuchados, en concreto a los laicos. Esta es una tarea que se debe formular y estructurar, tiene que haber un funcionamiento de la Iglesia que de lugar a esta posibilidad habitual de escucha”.