,

El impacto del Programa PACE-UCSH desde la mirada de un profesor del Complejo Manuel Plaza Reyes de Lampa

Jaime Gómez - Complejo Educacional Manuel Plaza Reyes (Lampa)

“Es una gran satisfacción escuchar cómo cambia el discurso desde el clásico ‘me cargan las matemáticas’ al ‘hoy siento que aprendí”: Jaime Gómez, profesor de Matemática.

El Acompañamiento Docente realizado por el Programa PACE de la Universidad Católica Silva Henríquez se enmarca dentro de la estrategia de implementación de Preparación en la Enseñanza Media (PEM). Esta labor se basa en la idea de que, para reforzar habilidades y potenciar el aprendizaje del estudiantado, es necesario vincularse con la totalidad de su contexto educativo, destacando el papel fundamental que cumple el cuerpo docente en las trayectorias de vida del estudiantado y en sus elecciones post secundarias.

Profesor de matemática hace cinco años en el Complejo Educacional Manuel Plaza Reyes (Lampa), Jaime Gómez nos cuenta cómo ha cambiado la disposición de sus estudiantes con la llegada del Programa PACE a su establecimiento, la forma de trabajo que impulsan desde el Acompañamiento Docente y la importancia de entender la docencia con un compromiso que supera la entrega de contenidos.

El PACE es un Programa centrado en el acceso efectivo de las y los estudiantes a la Educación Superior. Desde esa perspectiva, a tu juicio, ¿cuál es el papel que juegan el Acompañamiento Docente y el trabajo coordinado entre el profesorado con miras a ese objetivo?

El Acompañamiento Docente permite cumplir de mejor forma con los objetivos de aprendizaje que establecemos, esto significa que podemos utilizar una mayor variedad de material. Además, permite a los cursos aclarar sus dudas sobre el Programa PACE.

¿Cuáles son esos objetivos de aprendizaje?

Trabajamos con los planes y programas propuestos por el Ministerio, por lo tanto, los objetivos están sujetos a los cuatro ejes temáticos. Al momento de la planificación hacemos énfasis en entender el proceso de aprendizaje como la integración de conocimientos, habilidades y actitudes. Y en cuanto a los objetivos, estos deben estar en relación con la resolución de problemas, el análisis, la argumentación y la modelación.

Y concretamente, ¿cómo es que el PACE contribuye a alcanzarlos?

El PACE nos ayuda en la didáctica para abordar este tipo de habilidades de la mejor forma posible, mediante la disposición de material y guías.

¿Has visto un cambio de actitud en tus estudiantes con la llegada del Programa PACE al establecimiento? ¿En qué se traducen esos cambios, concretamente?

Sí, hay un cambio. Las y los estudiantes han ido entendiendo los alcances y objetivos del Programa PACE, eso se traduce en nuevas y mejores expectativas sobre su futuro. En general tienen una mejor actitud y mayor compromiso hacia su desempeño en el establecimiento.

Con miras a ingresar a la Universidad…

El Programa abre nuevas opciones que antes se veían remotas. Sin el PACE el querer seguir estudiando, para nuestros estudiantes, pasaba por dar una buena Prueba de Selección Universitaria (PSU) u optar a un Instituto o Centro de Formación Técnica. En cambio, ahora ven como una opción real poder entrar a la universidad.

¿Qué necesidades identificaron en el diagnóstico que elaboraron con el equipo de Acompañamiento Docente?

Cuando llegan nuestros estudiantes a 1° Medio, en promedio, presentan niveles bajos en cuanto a operatoria básica y más aún en la resolución de problemas. Por lo tanto, creemos que es fundamental darles las herramientas suficientes para comprender y poder aplicar las nociones básicas de la Matemática.

¿Cómo se hacen cargo de ese diagnóstico?

En primer lugar, lo que hacemos con la Encargada (Camila Muñoz) es agendar sesiones de acompañamiento correspondientes al mes, ahí se indican objetivos y contenidos. Luego, elaboramos una propuesta de guía y material de trabajo, y a partir de ahí vamos generando insumos para nuestros estudiantes según el contexto y nivel que presentan en la asignatura.

La labor docente y pedagógica en general, vista desde óptica integral y de transformación de la realidad, supera la sola preparación particular enmarcada en una materia o contenido. Incorpora, además, el desarrollo de herramientas y habilidades que sirven para la vida, sea cual sea el camino que sigan las y los estudiantes. ¿Cómo abordar este desafío desde el área de la Matemática, considerando que es una materia “dura” que hoy es parte de la columna vertebral de las pruebas estandarizadas?

Mi corta experiencia haciendo clases me ha enseñado que uno no solo hace clases de Matemática, es mucho más que eso. Siempre le señalo a nuestras estudiantes que puede gustarles o no la Matemática, pero nuestro trabajo no consiste en sólo evaluar el resultado correcto, va más allá, desde un compromiso y responsabilidad hacia la asignatura, presentar un trabajo cumpliendo con una pauta, ser ordenado, ser capaz de explicar y argumentar por qué llegué a esa solución.

En esas explicaciones y argumentaciones, en ese diálogo que se genera en la sala de clases hay un ejemplo de desarrollo de habilidades

Al final del día, estamos formando futuros profesionales que sean capaces de hacerse cargo y tomar decisiones correctas en la vida. No necesitamos que todo el estudiantado se especialice en el área, sino que entiendan todo el proceso que hay detrás de acercarse a una materia “dura” como es la Matemática. Es una gran satisfacción escuchar cómo cambia el discurso desde el clásico “me cargan las matemáticas” al “hoy siento que aprendí”.