,

Entrevista a Valentina Férnandez: pasante de Inglés en la Universidad Colorado State de EE.UU

Valentina Fernández, estudiante de tercer año de Ingeniería Comercial, participó en la pasantía en la Universidad de Colorado en EEUU

Valentina Fernández es estudiante de tercer año Ingeniería Comercial de la UCSH, y en junio de este año ganó la Beca para realizar una pasantía en Colorado State University (CSU), universidad ubicada en la ciudad de Fort Collins, EE.UU, en donde realizó un curso intensivo del idioma inglés.

Sobre su experiencia formativa, y las anécdotas que vivió, conversamos con ella para conocer su testimonio; esto fue lo que nos contó:

Valentina ¿Cómo lo hiciste para postular y ganar esta Beca?

Primero llegó un mail de invitación a mi correo de la universidad, ya que las postulaciones comenzaron a fines del año pasado. Luego, participé de tres entrevistas en donde me consultaron en inglés y español. Para la selección de los postulantes también se consideraban las notas, en total postulamos 30 personas.

En esta instancia conté con el respaldo y apoyo de mi escuela de Administración y Economía, y su directora Viviana Varela. Además, por la carrera que estudio, me interesa seguir aprendiendo Inglés en el mediano plazo.

¿Cuéntanos cómo fue tu experiencia en esta pasantía, que fue lo más atractivo y qué pudiste aprender?

Definitivamente amé esta experiencia, fue maravillosa, conocí mucha gente de distintos países, pude practicar y mejorar bastante el inglés, ya que uno está todos los días con gente hablando inglés continuamente, no hay momento para hablar español. Incluso los primeros días uno piensa en español y luego traduces lo que quieres decir al inglés, y se hace más lento, pero al pasar los días ocurre algo extraordinario ya que dejas de traducir mentalmente y simplemente te lanzas a hablar el idioma inglés, obviamente con algunos errores. Todos éramos estudiantes entonces se hablaba más lento, hay mucha gente que va a aprender también. Conocí gente de Japón, China, Italia, entre otros países, y todos fuimos con la idea de conversar y practicar el inglés.

¿Tuviste algún problema para traducir alguna palabra en algún momento del viaje?

Quisiera aclarar que ¡no hablo bien el inglés!… (ríe). Me puedo comunicar y puedo entender cuando me hablan lento; para mí también fue un desafío. En el último semestre tuve buenas notas porque me gusta mucho el inglés, ver películas, escuchar música y leer. Pero al llegar allá es inevitable no aprender. Estando allá día a día, uno escucha a sus compañeros, analizas lo que van diciendo y así puedes tomar ese vocabulario y volver a ocuparlo. Me queda un camino largo para aprender inglés, pero para mí este intensivo fue magnífico.

¿Cuéntanos del programa de actividades que tuviste en esta pasantía?

De lunes a viernes, teníamos clases que comenzaban a las 9:00 horas y terminaban a las 14:30 de la tarde. Estas consistían en clases auditivas, escritas y en conversaciones. Las clases eran muy dinámicas y entretenidas. Luego de eso teníamos tiempo libre, pero también había que hacer tareas y pruebas. De todas maneras los profesores eran amables ya que ellos saben que uno va por poco tiempo entonces son optativas, te consultan si quieres intentarlo para desafiar tus conocimientos, ya que ellos te envían materia desde hace meses.

Cuando tú ingresas al programa, tienes una conversación con los encargados y te dejan en un nivel específico.

¿Cuéntanos del apoyo que recibiste de tu familia y de los gastos del viaje?

Mucha gente me apoyó, principalmente mi amiga Amanda Jara, ella me animó todo el tiempo para que postulara. Cuando ya me dieron la respuesta que era finalista, le conté a mi familia quienes estaban muy contentos con esta noticia. Verónica también me apoyó y estuvo siempre en contacto para los trámites. Además la universidad corrió con la mayoría de los gastos, pero uno igual debe llevar recursos porque hay otros gastos, si uno quiere comer tarde, el transporte, o salir a conocer, uno va gastando y allá es realmente caro. Yo trabajaba así que pude asumir esos costos.

¿Qué mensaje te gustaría enviar a tus compañeros sobre tu experiencia?

Lo primordial es tener seguridad que uno lo puede lograr, si yo pude, no teniendo un excelente nivel de inglés, creo que cualquiera lo puede hacer. Así que invitar a quien quiera a que postule, porque se puede, solo se necesita ser constante, practicando durante un año un poco de inglés día a día, probablemente en un año uno puede postular y vivir esta maravillosa experiencia. He conversado con varios compañeros que se han alegrado por mí, y también tienen ese bichito de querer postular.

¿Tuviste alguna anécdota que quieras compartir?

Sí! bastantes!,  todos los días me pasaba algo nuevo. Debo reconocer que el primer día fue muy difícil, me fue a buscar una chica muy amable y me hablaba demasiado rápido y no entendía nada. Por un momento, en el camino de vuelta a la universidad iba pensando que si en realidad había sido buena idea ir allá… (ríe). Pero la verdad es que al pasar las horas uno se va relajando, porque los nervios te juegan en contra, y la gente te habla más lento y uno va hablando más rápido con el paso de los días.

Una experiencia bonita que tuve, fue en una comida que tuvimos con varias personas que conocí, y fue un momento muy lindo porque éramos de muchos países distintos, de cuatro continentes diferentes, y todos pudimos conversar y reír; ahí me pude dar cuenta que en el fondo somos todos iguales, la única diferencia es que somos de lugares lejanos, y en donde nos podemos conectar a través del idioma.