,

“La planificación estratégica y la acreditación requieren el aporte de cada uno de los integrantes de nuestra comunidad”

Rector Galvarino Jofré

El pasado 31 de julio nuestra Universidad realizó su XV Jornada de Evaluación institucional, instancia que reunió a las autoridades y directivos de la UCSH para dar el vamos a la planificación estratégica de la Institución y visualizar la Universidad que queremos para los próximos años.

Actualmente nuestra Casa de Estudios se encuentra trabajando en la elaboración de su nuevo Plan de Desarrollo Estratégico (el que está vigente corresponde al periodo 2012-2020), teniendo en consideración que se aproxima un nuevo proceso acreditación, que ahora suma la vinculación con el medio entre las áreas obligatorias a acreditar.

Conversamos con el Rector de la Universidad, P. Galvarino Jofré Araya, sobre los principales desafíos que enfrenta nuestra Institución para abordar sus objetivos estratégicos y responder a las nuevas exigencias del sistema de educación superior del país.

Rector, ¿cómo definiría el presente de nuestra casa de estudios?

La Universidad Católica Silva Henríquez, en sus 36 años, ha demostrado estar en condiciones de responder a las exigencias del sistema educacional chileno y a las necesidades de los estudiantes que optan por su propuesta formativa. Específicamente, el nuevo contexto de educación superior, marcado por la ley que la regula, plantea nuevos desafíos que nos impulsan hacia una mayor complejidad. En efecto, a las áreas de acreditación en que hasta el momento nos hemos presentado – gestión y docencia – debemos incluir la de vinculación con el medio y comenzar a avanzar en la referida a investigación, dado que dentro de nuestra propuesta formativa se encuentran programas de posgrado en las facultades de educación y ciencias sociales, los que han de sustentarse en equipos de académicos que junto a la investigación deberían estar en condiciones de dar cuenta de sus hallazgos en revistas indexadas (WOS o Scopus, Scielo… u otras indizadas con arbitraje o de prestigio); en publicaciones de libros o capítulos de libros en editoriales con claro prestigio internacional o nacional. Lo anterior, si bien es un gran desafío, nos pone en sintonía con las exigencias que desde la década de los noventa nos plantea la Ex Corde Ecclessiae (art. 12) y nos permite asumir  más plenamente la misión que como universidad salesiana nos hemos propuesto.

¿Qué es lo más importante en un proceso de planificación estratégica como el que estamos viviendo hoy?

La Universidad Católica Silva Henríquez tiene una misión que ha de movilizar a todas las personas que forman parte de esta comunidad universitaria. A partir de lo anterior, cabe mencionar que la planificación estratégica es un proceso que implica este amplio diálogo en el cual se pueda libremente dialogar, sin restricciones, sobre el estado actual en que se encuentra la universidad y lo que es preciso realizar para mejorar las condiciones existentes para la definición de las tareas claves para su transformación adecuada hacia una mayor complejidad.

Es importante considerar que la premisa fundamental de una estrategia existosa es lograr vínculos afectivos entre el constituyente (los estudiantes, los académicos, los administradores, las empresas y la sociedad) y nuestra universidad. La esencia del vínculo es la atracción, satisfacción y la mantención de relaciones permanentes con ese constituyente. Allí radica el factor clave de nuestra estrategia y del nuevo modelo de planificación que hemos propuesto.

¿De qué manera la Universidad debe trabajar esos vínculos afectivos?

Para cada uno de nuestros constituyentes debemos definir una proposición de valor, que en lo posible cumpla con cuatro características: Diferenciación, que esto implica que estemos proporcionando algo que sea único y singular; Durabilidad, es decir, que nuestra propuesta de valor sea sostenible en el tiempo, y por consiguiente no estemos obligados a redefinir permanentemente nuestro posicionamiento; Valor agregado, es decir, que la proposición de valor establezca beneficios significativos, que sean compartidos tanto por la universidad como por cada uno de sus contribuyentes; La creación de vínculo, que permita crear formas indisolubles que definan nuestra relación.

Las exigencias del sistema educacional son cada vez mayores. En ese marco, ¿cuáles son nuestras principales fortalezas y debilidades en la construcción de nuestro horizonte estratégico?

La principal fortaleza que posee la Universidad Católica Silva Henríquez es el consenso que existe en torno a la misión de la Universidad, la preocupación por ‘acoger’ a los jóvenes talentosos que por su condición socioeconómica no pueden ingresar a colegios/liceos que les permitan desarrollar sus capacidades en plenitud y, por lo mismo, dificultan su acceso a la educación superior; mientras que la mayor dificultad que debemos enfrentar es vencer la manera fragmentada con que abordamos los desafíos que se plantean a la Educación Superior en Chile y, por ende, también a nuestra casa de estudios.

El trabajo estratégico que se está realizando en la UCSH va en directa relación con el nuevo proceso de acreditación de 2019. ¿Cómo espera que enfrentemos este proceso?

La planificación estratégica es un proceso que se inicia con el diagnóstico, del camino recorrido en los últimos años, de nuestra institución. Ahora bien, es preciso reconocer que en esta oportunidad coincide con un nuevo proceso de acreditación, que se desarrollará en un nuevo escenario que plantea parámetros bastante más exigentes de los que hasta ahora conocíamos. Sin embargo, me parece que la universidad ha ido adquiriendo, en el tiempo, la capacidad de responder a estos desafíos… una muestra de aquello es que un grupo significativo de integrantes de esta comunidad universitaria ha estado realizando un trabajo de sistematización de las iniciativas/acciones de vinculación con el medio que desde las facultades, escuelas y unidades se han o están desarrollando; los vínculos que se han establecido entre centros de servicio de la UCSH y organismos del Estado… los que nos permitirían reunir las evidencias suficientes para dar cuenta de esta nueva área de acreditación.

Por otra parte, estamos trabajando en la constitución de equipos de investigación, teniendo como punto de partida a aquellos académicos que han obtenido financiamiento externo – Fondecyt (regular o de iniciación) – para desarrollar los proyectos de investigación adjudicados… equipos que como contrapartida nos permitirán generar la masa crítica que sustente los programas de posgrado que ofrecemos en educación y ciencias sociales. Lo anterior, nos permite comenzar a avanzar en un área que es optativa y que esperamos presentar en el próximo proceso de acreditación.

Planificación estratégica y proceso de acreditación… son dos tareas distintas que estamos desafiados a asumir de manera conjunta porque ambas ‘afectan’ el devenir de nuestra institución, por tanto, se requiere el esfuerzo y el aporte de cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria.

¿Qué expectativas tiene respecto a los años de acreditación que podemos alcanzar?

Las expectativas que tengo respecto a los años de acreditación, considerando el nuevo escenario, es a mantener los cuatro años y prepararnos desde ya para que en el próximo proceso de acreditación estemos en condiciones de someternos al mismo incluyendo el área de investigación, lo que nos permitiría dar un salto cualitativo al optar por los cinco años de acreditación.