,

Microcuento sobre temática transgénero ganó el III Concurso Literario “Diversidad y Comunidad en 100 palabras” del PACE-UCSH

III Concurso Literario “Diversidad y Comunidad en 100 palabras” PACE-UCSH

Conversar, incluir, abrirse, mirarse a la cara. Esas fueron las ideas que más resonaron el pasado 10 de noviembre en el Aula Magna de nuestra Universidad, donde se realizó la ceremonia de premiación del III Concurso Literario “Comunidad y Diversidad en 100 palabras” que contó con la participación de estudiantes, docentes, equipos directivos y miembros del equipo PACE.

Del evento participaron el Director de Bachillerato en Ciencias y Humanidades y Representante Institucional Alterno del Programa PACE-UCSH, Caupolicán Catrileo Cuitiño; la Coordinadora Ejecutiva del Programa, Victoria Moreau Rojas; además de las destacadas invitadas Daniela Catrileo, poetisa y profesora mapuche, y Camila Serrano, artista y gestora cultural.

Junto con recalcar la alta convocatoria del certamen con cerca de 500 microcuentos enviados por el estudiantado PACE de enseñanza media, se dio espacio para un distendido conversatorio con las invitadas en el que tomaron la palabra padres, madres, estudiantes y parte del profesorado.

“La escritura tiene que ver con replantearnos la idea de que la cultura puede seguir siendo un motor de cambio y de transformación, una herramienta o también un arma para poder llegar a todos los lugares posibles e ir cambiando esos espacios que nunca nos visibilizaron de otra manera”, arrojó Daniela iniciando con la audiencia.

“Creo que junto al mismo ejercicio de la escritura o al ejercicio de la liberación del arte en general, cada vez hay que ir tomando los espacios que nos fueron negados para establecer una diversidad más múltiple y significativa”, planteó la poetisa.

Por su parte, Camila Serrano ofreció una mirada de la diversidad funcional: “es una diversidad que está presente en todos los espacios, aunque se invisibilice. Todas las personas tenemos una corporalidad diversa, aunque haya énfasis en la situación de discapacidad. Debemos naturalizar que somos diferentes y comprendernos en esa diferencia”.

Se animaron también docentes y familiares a tomar la palabra. Luis Merino, director del Liceo Polivalente de Lo Espejo, afirmó “tenemos que conmovernos con estas situaciones –aludiendo a las deportaciones masivas de inmigrantes-, no pueden pasar desapercibidas y menos para las y los educadores. Debemos empezar a incluir hasta en el lenguaje, en las asignaturas que impartimos en las aulas”.

La estudiante de cuarto año medio de Liceo El Principal de Pirque, Marilyn Pedraza, contó su experiencia respecto a la diversidad en la sala de clases: “en nuestro liceo se ha gestionado de buena manera la diversidad y la inclusión. Existen compañeras y compañeros con situaciones de discapacidad de distinto tipo y al contrario de ejercer resistencia o encapsularnos en los patrones a los que acostumbramos a vivir, nosotros aceptamos nuestras diferencias socioculturales, patrones biológicos, etc. Es la mejor medida para establecer una sana convivencia”.

La narración ganadora

“Mi cárcel” microcuento escrito por la estudiante de tercer año medio del Liceo Francisco Javier Krugger de Linderos, Camila Álvarez Aguilera, ganó el primer lugar de este III Concurso Literario.

“Esta historia habla de un chico transgénero y me inspiré en un amigo. Él la pasa mal solo por ser como es, la sociedad no le permite ser quien es. Quise destacar ese sufrimiento personal. Están en una cárcel, no pueden opinar”, explicó. “Ahora sé que me la puedo, antes no me tenía fe”.

Por otra parte, el segundo lugar del concurso quedó en manos de Laleshka Oyarzún Gutiérrez de cuarto año medio del Liceo Juan Gómez Millas de El Bosque, con su texto titulado “El gato en La Vega”. El tercer lugar lo obtuvo Emilia Aravena Arriagada, estudiante de cuarto año del Liceo El Principal de Pirque con su escrito “Amor latente”.

El responsable del Acompañamiento Docente del área de Lenguaje y Humanidades del Programa, Osvaldo Molina, explicó el sentido del tema elegido para este año: “se trata de temas importantes para la actualidad que están generando diversos cambios a nivel social. Esos cambios también se deben generar desde lo local, tomando en cuenta que vivimos procesos importantes como la migración, la poca empatía con personas en situación de discapacidad, conflictos étnicos, la restitución de los derechos de la mujer y de la comunidad LGBTIQ”.

“Se quiso, de cierta forma, dar espacio al pensamiento crítico y que el estudiantado desarrollara empatía y respeto con las diversidades. Estas actividades aportan a mirar la realidad de otra forma, mirar al otro y a uno mismo en su integridad”, concluyó.

La ceremonia finalizó con entrega de diplomas y reconocimientos facilitados por LOM Ediciones y Admisión UCSH.