,

Seminario sobre Jóvenes que no estudian ni trabajan en la UCSH

 
La actividad se enmarca en el cierre de una investigación que busca analizar cuál es su situación tanto desde la perspectiva de las condiciones de exclusión social que los limita, como de la propia autoexclusión. Se considera igualmente importante considerar el alcance de las políticas públicas y las condiciones de inserción en el campo laboral que ofrece el sector empresarial. Asimismo, se aborda el alcance de las políticas públicas y las condiciones de inserción en el campo laboral que ofrece el sector empresarial

En Chile la cifra de jóvenes que no estudian ni trabajan o comúnmente llamados “nini”, alcanza el 21% de la población entre 15 y 29 años, según el estudio “Education at a glance 2017”, elaborado por la OCDE y ubica a nuestro país en el cuarto lugar con más jóvenes de este tipo a nivel mundial. Es así que, además de preocupante, se convierte en un tema de reflexión, por lo que el Centro de Estudios en Juventud (CEJU) de la UCSH, impulsó el Seminario “Jóvenes que no estudian ni trabajan: entre a exclusión social y la autoexclusión”.

En la ocasión participaron destacados investigadores en materia de juventud y educación, tales como: la Doctora en Educación, María Paola Sevilla, académica del Departamento de políticas educativas y desarrollo escolar de la Universidad Alberto Hurtado; Oscar Dávila, investigador del Centro de Estudios Sociales CIDPA; y desde la Facultad de Ciencias Sociales de la UCSH, los Doctores, Camila Ponce, Héctor Cavieres y Justino Gómez.

Según explicó Camila Ponce, investigadora y académica de la UCSH, “este encuentro fue el cierre de una estudio que realizamos con Héctor y Justino. La investigación fue de carácter cualitativa y duró alrededor de 6 meses. A partir de este trabajo, pudimos concluir que el vínculo que los jóvenes tienen con el trabajo y el sentido que le otorgan en su identidad social y su proyecto de vida es el elemento central en la interpretación de este fenómeno juvenil. Por otra parte el sector empresarial mantiene aún una imagen de los jóvenes y de las competencias necesarias para su inserción laboral que no coincide con las expectativas que ellos tienen sobre el trabajo.  La identidad social es el elemento central a la hora de entender los vínculos entre jóvenes y trabajo. Por lo tanto, es necesario buscar y proporcionar otros elementos para insertar a estos jóvenes en el mercado laboral. A través de este estudio, lo que buscamos fue entender quiénes eran esos jóvenes y desmitificar a los llamados “Ninis”.  Así es como nos dimos cuenta que muchos de estos jóvenes están en tránsito y pasan de un trabajo a otro, o que están en una constante búsqueda de identidad”

Asimismo agregó: “queríamos ir más allá del concepto “Nini” que está muy mediatizado. A partir de ahí  buscamos plantear dos ideas principales que son por una parte, la existencia de jóvenes que se autoexcluyen del mercado laboral, que tienen opciones para entrar a distintos trabajos, pero aun así no lo hacen; mientras que hay otros, que están excluidos de estos espacios y que no tienen las redes necesarias ni los diplomas para tener un trabajo que les guste. Entonces, puede ser que un joven, en un momento dado, esté en un trabajo por muy poco tiempo y no va a desarrollar ningún tipo de vinculación o identificación con ese espacio. Además visualizamos cuatro tipologías de jóvenes: uno de ellos es el joven que se buscan a sí mismo, cambiando a un trabajo donde se sienta más identificado, viajando o experimentando cosas nuevas; en segundo lugar, un tipo de joven, mujeres principalmente, que se dedicaban a criar a sus hijos, otros familiares enfermos, abuelos o padres, y que simplemente no les interesaba trabajar porque tampoco les resulta rentable contratar a alguien más; también hay un joven que no se identifica con ningún trabajo y que pasa de uno a otro y que realiza trabajos donde no está contento; por último, el joven que está en los márgenes y que puede vender drogas un día y luego pasa a un trabajo más formal que rápidamente deja porque la droga le significa más ingresos”.