,

“Todas las acciones que emprendemos son socialmente responsables y buscan transformar la realidad”

Francisco De Ferari

El 29 de mayo de este año, entró en vigencia la Ley 21.091 sobre Educación Superior que establece que todas las universidades, institutos profesionales y centros de formación deberán acreditarse obligatoriamente en las dimensiones de docencia, gestión estratégica, aseguramiento interno de la calidad y vinculación con el medio. Nuestra Universidad ya se prepara para enfrentar nuevamente ese proceso el año 2020.

Francisco De Ferari, quien asumió como Director de Vinculación con el Medio a principios de marzo, nos habla sobre cómo nuestra institución está trabajando para cumplir con las políticas y mecanismos sistemáticos de vinculación bidireccional que exige la nueva legislación. Además, de los sistemas de evaluación e impacto de las acciones ejecutadas, que reflejen los aportes de la UCSH al conocimiento, protección y promoción de la Juventud, la Familia, la Ecología Humana y el Bien Común.

¿Qué significa que una Universidad tenga vinculación con el medio?

La Universidad Católica es una comunidad académica, que, de modo riguroso y crítico, contribuye a la tutela y desarrollo de la dignidad humana y de la herencia cultural mediante la investigación, la enseñanza y los diversos servicios ofrecidos a las comunidades locales o regionales, nacionales e internacionales. Ella goza de aquella autonomía institucional que es necesaria para cumplir sus funciones eficazmente y garantiza a sus miembros la libertad académica, salvaguardando los derechos de la persona y de la comunidad dentro de las exigencias de la verdad y del bien común. La vinculación con el medio tiene vital importancia por el rol que cumple una universidad en la sociedad, en su entorno, y cómo éste también desafía al quehacer universitario. Una Universidad que no se vincula con el medio, no se le puede llamar Universidad, no es Universidad.

Todas las Universidades ahora deberán evaluarse por el área de vinculación con el medio como exigencia de la Acreditación. En este sentido, ¿cuál es el sello que distingue a nuestra Universidad? ¿Qué entiende la UCSH por vinculación con el Medio?

Lo que más puede representar a la Universidad es que la vinculación con el medio de la UCSH es socialmente responsable, inspirada en el sistema preventivo salesiano, y comprometida en la defensa y promoción de los derechos humanos. Esto tiene tres componentes, uno, es que el norte de la vinculación con el medio en la Universidad, y parte de su ethos institucional, es un compromiso social y público. Después tienes las dos fuentes de inspiración que son por un lado la identidad carismática salesiana, entonces el sistema preventivo entrega una manera de aproximarse riquísima; y a propósito del legado del Cardenal, un compromiso con la defensa de la dignidad de toda persona humana y la construcción de una sociedad fraterna donde la valoración de los DDHH es fundamental como marco mínimo de convivencia en el fondo. En sociedades diversas, este es el piso mínimo sobre el cual podemos empezar a hablar, dialogar o debatir. Entonces se podría decir que esa es la forma en cómo la Universidad se vincula con el medio.

¿Cuáles son las principales acciones que realiza la UCSH en el marco de su visión de lo que es la Vinculación con el Medio?

El corazón de la vinculación con el medio de la Universidad es la metodología de aprendizaje-servicio (A+S). Aprendizaje-servicio te garantiza lo que busca la vinculación con el medio, que es primero la actividad curricular, el aprendizaje del estudiante, la docencia, con las necesidades del entorno, con un socio comunitario que no es un mero beneficiario de las acciones, sino que te desafía, plantea una problemática, levanta un diagnóstico. Entonces, me atrevería a decir que el aprendizaje-servicio es la expresión más pura de la vinculación con el medio de nuestra institución.  Pero quizás también habría que abrirlo, porque a propósito de la investigación que está haciendo Héctor Opazo con su Fondecyt, él toma un marco conceptual que yo creo que a la Universidad le podría hacer muy bien, que es el “ABC”, Aprendizaje Basado en la Comunidad. Es decir, aprendizaje-servicio entra dentro de ese paraguas, pero los voluntariados, las clínicas, incluso la extensión académica podrían entrar bajo esa conceptualización.

Después, hay una serie de acciones históricas, por ejemplo, lo que hace el Centro de Estudios y Atención a la Comunidad (CEAC), que este año cumplió 25 años, eso es pura vinculación con el medio. Lo que hace el Centro de Extensión y Servicios (CES) en Nivelación de Estudios, eso es pura vinculación con el medio, es responder a necesidades, a problemáticas sociales y dar una respuesta académica de calidad. Lo que se viene desarrollando el PACE con liceos municipales con alto índice de vulnerabilidad o la Clínica Jurídica con Migrantes, Familia, etc. Podríamos mencionar también la historia de trabajo penitenciario que tiene esta Universidad en muchos niveles, tiene A+S, prácticas, tiene profesionales trabajando en el ambiente de las cárceles, ha generado contenido. El ámbito de la cultura también es un espacio, la “extensión cultural” (entre comillas) es un espacio también característico de la UCSH, como vincula la vida de los estudiantes con la cultura en el sentido amplio, no solo con una gran orquesta sino con reconocer distintas manifestaciones artísticas y barriales, este también es un fuerte que ha tenido la Universidad en su historia.

Asimismo, hay algunos elementos propios de las Escuelas que trabajan muy bien la vinculación con el medio, que tienen programas de hace muchos años con excelentes resultados, así como también Programas que se trabajan desde la DAE, Pastoral y la DVM.

¿Cuáles son los principales avances que ha registrado nuestra Universidad a través de su trabajo en la Vinculación con el Medio?

La Política de Vinculación con el Medio cumplió cinco años en marzo de este año y está bastante consolidada. En general se conoce -con sus más y sus menos- teniendo programas institucionales y eso no todas las universidades lo tienen. La madurez de una Política de Vinculación con el Medio en una Universidad tiene un indicador claro cuando se pasa de actividades espontáneas y aisladas a programas. El programa ya tiene personas a cargo, tiene actividades, financiamiento, tiene un relato. Entonces acá, más directamente en la Dirección de Vinculación con el Medio, pero también en todos los programas que están relacionados con focos prioritarios: adulto mayor, inclusión de personas en situación de discapacidad, mundo penitenciario, migrantes, pueblos originarios; todos estos funcionan bastante bien. Ahí hay una cierta consolidación inicial.

Del mismo modo, como mencioné anteriormente, hay varias iniciativas en todos los centros de atención a la comunidad donde la UCSH se tiene que sentir orgullosa, que tienen hartos años de trabajo. Ahí hay una historia de trabajo, de vocación y de excelencia de la Universidad que hay que saber transmitir y valorar.

Y, ¿cuál es la principal falencia que tiene nuestra Universidad en esta área?

Creo que las falencias son principalmente tres.

La primera es que ha faltado un relato institucional que hilvane todas las acciones de vinculación con el medio de la Universidad y no solo de la Dirección. La VCM sucede, principalmente, EN las Escuelas y pasa POR la Dirección de VCM.

La segunda, es cambiar como la lógica de trabajo, porque se percibe una manera histórica de trabajar fragmentada y con escasos canales de comunicación. Hay que entender que la vinculación con el medio sucede principalmente en las Escuelas, puede haber uno u otro programa que es gatillado por otro lado, pero los que saltan a la cancha –en el fondo– son los profesores  y los estudiantes, ellos son los protagonistas. A mí la imagen de fútbol me sirve para entender, por ejemplo, la Dirección de Vinculación con el Medio las hace como director técnico, que recuerda una metodología, un modelo de juego, ciertos lineamientos, una identidad de juego –incluso–, y el resto insuma todo lo que tiene un equipo: preparadores físicos, gerentes, presidente… pero los que principalmente juegan son las unidades académicas. Es clave entender que las unidades de gestión somos unidades de apoyo y que la vinculación con el medio acontece o sucede principalmente en las unidades académicas.

La tercera, que también es evidente, es todo lo que tiene que ver con el registro, sistematización y evaluación de acciones. Hay mucha iniciativa que aparece como si nada y que muere como si nada, entonces lo ideal es tener un buen sistema de registro que permita evaluar institucionalmente las acciones, ver el impacto que ha generado en el medio, y eso es un desafío en el que hemos estado trabajando harto a propósito de la plataforma SISE (Sistema de Seguimiento y de Evaluación de las acciones de Vinculación con el Medio). Tener indicadores claros y una medición de impacto son mecanismos internos de aseguramiento de la calidad y eso es importantísimo.

Entonces, ¿a qué se les invita a las unidades académicas? ¿Cuál es la importancia del trabajar en conjunto en esta materia?

Lo primero es que la Vinculación con el Medio es una responsabilidad y un desafío para toda la Universidad, y lo que hagamos o dejemos de hacer va a repercutir en la totalidad del cuerpo. Una acción no es “de la Escuela tanto”, es absurdo eso, y en ese sentido nuestra Dirección lo que busca es apoyar lo que hacen las Escuelas y cuando una acción de una Escuela se va un poco, se descarrila, nuestra tarea es decir, mira, según la Política de Vinculación con el Medio y nuestro relato institucional, esto debiera ir más en esta línea. En el fondo, la invitación es a trabajar juntos de manera colaborativa por el bien de nuestros estudiantes, la UCSH y la sociedad en su conjunto.

A partir de esto, ¿cuáles son los principales desafíos que enfrenta nuestra institución en el ámbito de la Vinculación con el Medio?

Tiene que ver con modificar no solo una manera de trabajar, sino también un modelo de gestión. Cuando llegué a la Dirección vi que muchas acciones de las Escuelas pasaban por la DVM, como que las Escuelas casi le tenían que pedir permiso a Vinculación con el Medio para que una acción fuera vinculación con el medio, y viceversa. Creo que modificando la manera de entender las cosas, podemos asumir el desafío de que todas las Escuelas estén en un cierto nivel y compartan un relato institucional. En la UCSH hay algunas Escuelas que se destacan de sobremanera por su vinculación con el medio y otras se han quedado atrás. Pero, a propósito de la nueva ley de Educación Superior, los pares evaluadores pueden llegar y revisar al azar cualquier Escuela -excepto las de la Facultad de Educación donde todas tienen que acreditarse- exigiéndonos que todas las restantes estén en un nivel similar en su vinculación. Ante ese desafío, lo que estamos proponiendo en los Consejos de Facultad, es el modelo de gestión 3+1 de la Vinculación con el Medio.

¿Qué es? Hay 3 elementos imprescindibles que toda Escuela debe asumir: 1) Información en SISE, es decir, esta plataforma es el sistema de registro institucional sobre las acciones de VCM lo que requiere de un compromiso por cada Escuela; 2) La metodología A+S como prioritaria en la UCSH. La universidad determinó en su Plan 2012-2020 que todas las Escuelas tendrán al menos un curso con esta metodología determinando ellas cuál es el más pertinente. Hoy por hoy eso no es así, tenemos seis o siete Escuelas que nunca han tenido Aprendizaje-Servicio lo que es preocupante; 3) ALUMNI UCSH. Toda Escuela debe tener una vinculación con sus titulados y empleadores y, para ello, nos hemos esforzado por facilitarles las cosas y proponer un modelo de vinculación. Lo ideal es generar un plan de trabajo con cada Escuela que lo podamos consensuar al momento de elaborar el PAT 2019 para así hacerle seguimiento y darle continuidad a las acciones.

Esos son el 3: SISE, A+S y Alumni. Y el “+1” es aquel que la Escuela determine como su acción característica de vinculación con el medio. Por ejemplo, la Escuela de Educación en Filosofía tiene el EFES durante más de 10 años convirtiéndose en una de sus acciones de vinculación con el medio más robustas y nosotros debemos apoyarla decididamente o Pedagogía en Matemáticas que realiza la Clínica de Matemáticas y el Torneo de matemáticas. Esas son sus acciones más fuertes de vinculación con el medio. No tiene que estar estresándose por buscar nuevas iniciativas generando un popurrí sin lineamientos claros. En el fondo, en Vinculación con el Medio menos es más, menos acciones pero más profundas, en las que uno pueda medir impacto, que podamos asegurar la calidad de esas acciones y que a la hora de la Acreditación podamos dar cuenta de que efectivamente todas las Escuelas están a un cierto nivel.

¿Sobre qué debiéramos sentirnos orgullosos sobre el trabajo de Vinculación con el Medio de la UCSH?

Lo primero es que la Universidad ha sido coherente desde su origen. El origen de la Universidad, a propósito del Cardenal, es el de una institución ideada para que los jóvenes talentosos de los sectores vulnerables puedan desarrollar sus talentos, y eso la Universidad lo sigue viviendo. Es cosa de ver los indicadores de Gratuidad o el trabajo de la Dirección de Bachillerato y Propedéutico, y eso también es parte del ADN de la Vinculación con el Medio. O sea, la UCSH surge como socialmente responsable y todas las acciones que emprende de Vinculación con el Medio son socialmente responsables; buscan transformar la realidad, tener un pensamiento crítico de manera comunitaria, prestar atención y escuchar a aquellos grupos que han sido históricamente vulnerados en su dignidad y derechos: Privados de libertad, Migrantes, Personas en situación de discapacidad, Adultos mayores, Niños-Niñas y jóvenes de sectores vulnerables. Ahí hay focos, hay una atención específica, hay una opción preferencial por los pobres tal como lo hacía Don Bosco con los jóvenes excluidos de su tiempo.

La Universidad tiene mucho que aportar en la sociedad. En ocasiones he escuchado -como línea argumentativa- decir que somos una universidad chica, que no tiene muchos recursos o que la cultura organizacional es de tal o cual manera. Eso puede y debe cambiar. Esta Universidad no tiene que pedirle permiso a nadie, ni tampoco mirar mucho “para el lado” pues tiene una historia y un presente de compromiso social y público que en ocasiones es bastante mayor que las universidades públicas. Los que trabajamos aquí tenemos que creer profundamente en eso. La UCSH, pero en especial sus estudiantes, tienen un potencial tremendo que a aportar al país.

Lo segundo, a propósito de la amorevolezza salesiana, de la amabilidad, del cariño como herramienta pedagógica y política. Este es un elemento fundamental para nuestras sociedades actuales. Para trabajar en la UCSH y ser fieles al carisma salesiano hay que amar profundamente a los jóvenes y creer en sus capacidades. A veces uno escucha a personas que se quejan mucho de los estudiantes, que los ven como una amenaza o como un adversario, los ve como un conflicto permanente, eso dista absolutamente de nuestra identidad institucional y del espíritu que nos anima. Es importantísimo estar en permanente contacto con las y los estudiantes, escucharlos, valorarlos, aprender de ellos. En la medida en que uno no tenga contacto directo con los estudiantes y los veas solo desde los ojos de la burocracia o de un RUT, no vas a vivir el espíritu de la Universidad. Tenemos una historia bellísima y la vocación de tanta gente que trabaja muy bien, entonces hay que creerse el cuento.