8 de septiembre: Día Internacional de la Alfabetización y la tarea de ir construyendo una sociedad más justa e integrada

El Día Internacional de la Alfabetización fue instaurado por UNESCO en 1966, con el propósito de destacar la importancia de la alfabetización para lograr la plena participación social, el desarrollo humano y de los pueblos.

Este objetivo es aún más necesario en la desafiante sociedad del siglo 21; es evidente que sin una población –al menos- alfabetizada, es muy difícil lograr el desarrollo personal y social, y el ejercicio de la ciudadanía en contextos complejos de acelerados cambios sociales y tecnológicos.

En nuestro país, la alfabetización sigue siendo un desafío pendiente. Los resultados de la última Encuesta de Caracterización Socioeconómica (CASEN 2017) indican que el analfabetismo absoluto en la población de 15 años y más, es de un 3.6%, cifra que parece menor, pero que corresponde a alrededor de medio millón de personas. Y que al mirar con atención nos mostrará otros detalles, como un analfabetismo absoluto alto entre la población rural (8,3%) y entre mayores de 50 años.

Además, en la reflexión sobre este problema social, hay que tomar en cuenta antecedentes sobre la enorme cantidad de personas jóvenes y adultas con escolaridad básica o media incompleta, las que si bien no son analfabetos, sí frecuentemente tienen serias limitaciones en comprensión lectora, resolución de problemas matemáticos, comprensión de formularios y de instrucciones. Muchos de ellos pueden ser catalogados como “analfabetos funcionales”, en la medida que eventualmente sus competencias no son suficientes para desenvolverse en forma apropiada en la sociedad que habitamos. El Ministerio de Educación de nuestro país promueve diversas estrategias para favorecer tanto la Alfabetización como la Educación de Personas Jóvenes y Adultas (EPJA), que en la actualidad cuenta con la oferta del Plan de Alfabetización Contigo Aprendo y con las modalidades regular (establecimientos educacionales) y flexible (ONG, OTEC, etc.) para que personas jóvenes y adultas puedan completar sus estudios básicos o medios.

Nuestra Universidad, a través del Centro de Extensión y Servicios, implementa desde el año 2003, la modalidad flexible de Nivelación de Estudios, siendo por largos años la única universidad del país que ofrece esta modalidad educativa (recientemente se ha sumado la UPLA en la región de Valparaíso).

Este año, contamos con una oferta educativa que incluye la alfabetización, todos los niveles de educación básica y todos los ciclos de educación media.

En particular con relación a la alfabetización, este 2019 hemos acogido a una profesora que ha formado parte del Plan Contigo Aprendo por varios años. Este Plan provee de textos y materiales para el desarrollo de la docencia y cuenta con la orientación directa del MINEDUC. Se ha conformado un grupo entusiasta y comprometido, que se reúne la mañana de los sábados en la sede de San Isidro de la Universidad, junto con otro curso de jóvenes y adultos que completan el primer nivel de educación básica (1° a 4° básico). Ambos grupos trabajan con gran perseverancia, comparten, conversan y reflexionan en torno a sus vidas cotidianas y desarrollan nuevas competencias comunicativas, de lectoescritura y matemáticas. Han realizado salidas educativas a exposiciones de arte y a lugares históricos de la ciudad de Santiago. En estos grupos participan también personas que provienen de otros países latinoamericanos –de Bolivia, Perú, Haití-, de forma que la conversación y convivencia resultan enriquecedoras para todos.

Para quienes conformamos el Programa de Nivelación de Estudios es una alegría y una motivación esta experiencia, de la que aprendemos constantemente. Además, nos parece que sintoniza muy bien con la misión de la Universidad de ofrecer espacios educativos para que personas que han estado excluidas, puedan participar y desarrollar nuevas capacidades, con lo que logran tener nuevas oportunidades en sus vidas, a la vez que aportar a sus comunidades y familias de mejor manera.

Estos cursos, además, han funcionado como espacios de acogida para estudiantes de la universidad que requieren desarrollar Prácticas o proyectos de Aprendizaje Servicio (A+S). Para ello, hemos realizado coordinaciones con académicos que comprenden que la educación de personas jóvenes y adultas puede ser relevante para la formación integral de sus estudiantes.

Hemos acogido hasta ahora a estudiantes de Educación Diferencial en los cursos de alfabetización, primer y segundo nivel básico, quienes además de colaborar con las docentes, sin duda, tuvieron una experiencia enriquecedora para su formación. Los cursos de educación media, por su parte, han recibido acompañamiento de estudiantes de diversas Pedagogías, que desarrollan acciones de A+S como parte de su currículo, y también a estudiantes de último año de Pedagogía en Castellano, Inglés y Filosofía, que están cumpliendo su periodo de Práctica Profesional. Esperamos continuar desarrollando estas iniciativas, con el fin de difundir la EPJA como un camino de desarrollo profesional posible para los estudiantes y futuros docentes.

Si bien la EPJA busca que las personas cursen y certifiquen determinados niveles educativos, no se agota en ello, pues además contribuye a desarrollar competencias comunicativas y sociales, a mejorar la autoestima de los involucrados, quienes suelen tener experiencias difíciles en sus historias de vida, ofreciendo espacios de acogida, diálogo y encuentro.

La alfabetización y la EPJA son elementos esenciales para ir construyendo una sociedad más justa e integrada, donde todas y todos nos sintamos reconocidos y capaces de aportar al desarrollo de nuestras comunidades y de la sociedad. En la conmemoración de un nuevo día de la alfabetización, renovamos el compromiso de aportar a esta labor, que favorece el desarrollo de la ciudadanía para la sociedad democrática del siglo 21.

Judith Reyes

Jefa de Programa de Nivelación de Estudios

Centro de Extensión y Servicios UCSH