Karina Sandoval, docente de la Escuela de Fonoaudiología UCSH

Karina Sandoval

Docente de la Escuela de Fonoaudiología UCSH

La importancia de la fonoaudiología en contexto COVID-19

Durante estos últimos meses hemos sido testigos de diversas historias relacionadas a personas contagiadas con COVID-19. Algunas sin complicaciones médicas y otras con muchas dificultades.

Algunas de estas personas consultan por problemas respiratorios en los sistemas de salud y muchos de ellos deben ser intubados y conectados a ventilación mecánica de urgencia debido a fallas respiratorias.  Esta condición se puede prolongar por mucho tiempo y pueden producir, dependiendo del manejo, dificultades en la deglución, voz y comunicación.

Es por esta razón, que es de suma importancia la participación del fonoaudiólogo en equipos de unidades de pacientes críticos. El fonoaudiólogo es quien realiza las evaluaciones clínicas de la deglución en personas que fueron intubadas y conectadas a ventilación mecánica.  Esta evaluación se realiza principalmente luego del retiro de la intubación orotraqueal. Otras veces, la persona no puede respirar por sí sola, por lo que depende de un ventilador mecánico, sin embargo, no puede estar de forma prolongada con intubación orotraqueal, debido a una serie de complicaciones. El equipo médico, entonces, debe planear la instalación de una traqueostomía, que es un orificio que se realiza en el segundo, tercer o cuarto arco traqueal. Así a la persona le pueden retirar el tubo de la boca y conectar el ventilador mecánico a la traqueostomía.

El rol del fonoaudiólogo es fundamental en este proceso, ya que realizando una evaluación clínica de la deglución podemos ayudar a la persona a que vuelva a comer por la boca. Algo tan esencial en nuestra vida diaria y que no valoramos hasta que estamos en una situación similar.

Además, no sólo aportamos en la alimentación sino también en la comunicación, realizando entrenamiento vocal en personas que producto de la intubación quedaron con lesiones en sus cuerdas vocales. Lo mismo con quienes no pueden comunicarse debido a la presencia de una traqueostomía, y que con la ayuda del fonoaudiólogo pueden volver a comunicarse con su familia.

Sin duda, nada de lo que hacemos puede ser posible sin el trabajo en equipo de los distintos profesionales de la salud, incluyendo la ayuda y apoyo incondicional de las familias, que forman parte del trabajo colaborativo que tiene como finalidad mejorar la calidad de vida de estas personas.

Es por eso que, como comunidad debemos ser conscientes de las consecuencias que podemos tener si nos contagiamos por COVID-19. Que no sólo puede ser la muerte, sino las otras complicaciones que esto conlleva, como no volver a comer lo que nos gusta, no volver a comunicarnos y ser las personas independientes que éramos antes.