Paulina Gatica Araya

Paulina Gatica

Académica Escuela de Educación en Historia y Geografía UCSH

La planificación territorial en la nueva Constitución

El domingo, 25 de octubre de 2020, pasará a la historia como el día en que millones de chilenas y chilenos, se pronunciaron en un plebiscito de alta convocatoria para decidir aprobar o rechazar la idea de redactar una nueva Constitución. Con un 78,27% para el apruebo, la ciudadanía, democráticamente, eligió cambiar la Constitución que consagró las ideas de la dictadura militar, aprobando una nueva Constitución redactada por una Convención Constitucional Paritaria, innovadora a nivel mundial.

Hoy comenzamos un proceso de alta complejidad, lleno de incertezas, que requiere un debate a la altura de las demandasciudadanas. Sin duda alguna, las consignas son grandes en magnitud y diversidad. Salud, educación, previsión social, acceso a la vivienda, desigualdad social y el cuidado del medioambiente, son algunas de lasmúltiplesdemandas que la sociedad civil ha levantado con fuerza en las últimas décadas, sobre todo, después de la revuelta social del 18 de octubre de 2019, suceso que marcó el inicio para el camino hacia una nueva Constitución.

Las reflexiones tras el plebiscito apuntaron hacia una alta participación del padrón electoral y un triunfo abrumador de la opción apruebo en la mayoría de las comunas del país. Sin embargo, la presencia de un voto segregado socio-espacialmente en las comunas de mayores ingresos del ex Distrito 23 por la opción rechazo, y la abrumadora aprobación sobre el 90% en las comunas denominadas “zonas de sacrificio”, como Tocopilla, Chañaral, Huasco, Freirina y Petorca; hicieron latente uno de los temas que no se puede omitir en el próximo debate constitucional: la planificación territorial.

Si bien la Constitución, no es un Instrumento de Planificación Territorial (IPT) como tal, es la carta fundamental que alberga nuestro marco regulatorioy direcciona lo que queremos ser como país. En ese sentido, la normativa territorial desciende de la Constitución, a través de Leyes, Ordenanzas e Instrumentos de Planificación Territorial, ordenados bajo una cláusula de prevalencia a favor de los IPT que poseen un mayor nivel de acción, mermando el poder de decisión de los actores locales frente al poder central[i].

En Chile existen múltiples Instrumentos de Planificación Territorial dependientes de diferentes instituciones y ámbitos de extensión territorial, ya sea a nivel nacional, regional, intercomunal o comunal. En repetidas ocasiones, hemos visto como la ausencia de diálogo multisectorial entre los distintos actores con injerencia territorial,y entre los mismos IPT, han generado consecuencias graves en nuestro territorio, desencadenando conflictos socio ambientales importantes, especulación inmobiliaria desmedida, escasa participación ciudadana en procesos claves, inversiones públicas deslocalizadas ysegregación socio-espacial, entro otros problemas. Todos ellos, exigen una reformulacióny actualización en las políticas, leyes y normativas orientadas a la planificación territorial, las cuales han sido ampliamente abordadas por la academia, las organizaciones sociales, centros de estudios y colectivos ciudadanos, para mejorar la forma en la cual planificamos y ordenamos el territorio.

Por primera vez en mucho tiempo, ha llegado el momento par dar respuesta y asumir con seriedad la planificación territorial en Chile. En un escenario de cambio climático y crisis social, es de suma relevancia sentar las bases para replantear nuestro marco regulatorio, asumiendo los nuevos desafíos territoriales y los tratados internacionalescon el propósito de alcanzar un desarrollo territorial sustentable con una participación ciudadana como derecho social garantizado en la nueva Constitución.

[i] Cordero Quinzacara, E. (2007). El derecho urbanístico: los instrumentos de planificación territorial y el régimen jurídico de los bienes públicos. Revista de derecho (Valparaíso), 29, 269-298. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-68512007000100009