¿Qué significa ser estudiante de la UCSH?

José Alegría

Para algunos jóvenes es lo natural, lo obvio, lo que debe suceder. Largas tradiciones de universitarios en la familia, no se puede ser menos, se ingresa, se saca una carrera, abogado, médico, ingeniero, es lo que debe ser, así como fueron los padres, los abuelos, etc. Entrar a la universidad y volver a encontrarse con los compañeros del colegio y algunos vecinos. Aprovechar la experiencia para cazar más contactos, conocer gente que podría ser útil para el futuro, consolidar estatus social, económico y cultural.

Para otros jóvenes es diferente, no es lo natural, no es lo obvio, algunos podrían decir que ni siquiera es lógico, la real opción es salir del colegio y trabajar, en lo que encuentren, pero trabajar, hay que ayudar a mantener la casa, el arriendo, los hermanos menores. La universidad no es práctica, el dinero lo necesita ahora, no en 5 o 6 años más. Esto hace que estudiar para ser un profesional sea una tarea con muchos contras, pero a pesar de esto, hay jóvenes que ven esta posibilidad como una necesidad, la universidad es un escalón más para alcanzar sueños, para coronar y darle sentido al esfuerzo de una familia, ser el orgullo y la satisfacción de quienes lo dieron y siguen dándolo todo para que este joven salga adelante, para que no tenga que vivir lo que sus padres vivieron, para que pueda dar un mejor pasar a quienes serán su familia, para que los jóvenes de los próximos años sepan que estudiar en la universidad es algo obvio y natural, y no una necesidad que puede ser incluso un problema. No será fácil, pues nada es realmente gratis, no todo se mide en dinero, también se mide en esfuerzo, en tiempo, luchar contra una mala formación primaria, soportar traslados absurdamente largos, y vivir día a día contextos poco favorables para el estudio. Pero no importa, hay mucho en juego y este joven sobrelleva todo de la mejor manera, a veces puede ser doloroso, pero lo vale, pues la ganancia final será inmensa.

Para estos jóvenes la universidad es encontrarse con otros mundos, con otras realidades, hay vida más allá del barrio y del colegio, la universidad se instala como un punto de encuentro de diversidad, alimenta al joven en su crecimiento, complejizándolo, agregando capas de profundidad en su propia constitución de persona.

Es sobre todo lo anterior que puedo referirme a la pregunta sobre ser estudiante de la Universidad Católica Silva Henríquez, ya que gran parte de nuestros jóvenes son ese joven que describo en los párrafos anteriores, aquel y aquella a los que les ha tocado ir contra la corriente, teniendo todo más difícil. Ese es nuestro estudiante. Estudiar en nuestra Universidad implica ser acogido por una comunidad que entiende las carencias, pues varios las hemos experimentamos en nuestras vidas, ser estudiante de nuestra Universidad es ser recibido todas las mañanas por una sonrisa y un “buenos días”, es saberte reconocido y parte importante de algo mucho más grande. Ser estudiante de nuestra Universidad es ser formado en el legado del cardenal Silva Henríquez y en el carisma salesiano de don Bosco, con calidad, con cariño y con responsabilidad social. Es una formación en el legado de lucha irrestricta a favor de los derechos humanos y en el amor y el cuidado de quienes son los más vulnerables de los más vulnerables.

Nuestras y nuestros jóvenes mañana tendrán los instrumentos necesarios para salir a romper los círculos de pobreza y desigualdad, esa que les tocó vivir, esa que les tocó sufrir. Irán a lugares donde otros profesionales prefieren no involucrarse, serán los disonantes, los épicos, los apasionados, los que saben que no existe ningún límite. Sabrán que es tarea de ellas y ellos hacer que más jóvenes pongan sus metas más allá de lo que su entorno le permite, será tarea de ellas y ellos ayudar a que el camino para estos nuevos jóvenes sea menos difícil y será tarea de ellas y ellos seguir alimentando ese prestigio sobre el profesional egresado de nuestra Universidad, ese que dices que nuestros jóvenes son “Todo terreno y con un fuerte sentido de conciencia social”.

José Alegría

Director de Asuntos Estudiantiles