FACHADA UCSH

Educación de personas jóvenes y adultas (EPJA)

«Equipo curso e-learning para profesores de educación de personas jóvenes y adultas UCSH»

Reflexión: La educación de personas jóvenes y adultas en tiempos de pandemia

La Universidad Católica Silva Henríquez se encuentra impartiendo el curso de perfeccionamiento docente, modalidad e-learning, “Educación de personas jóvenes y adultas (EPJA) en el contexto de la modalidad flexible”, por medio de una acción coordinada del Instituto Interdisciplinario en Pedagogía y Educación (IIPE), del Centro de Extensión de Servicios (CES) y de la Dirección de Bibliotecas y Recursos de Información (DIBRI), con el financiamiento del Ministerio de Educación.

En el marco de este curso, se ha podido acceder a una gran riqueza de experiencias de las y los docentes de EPJA, quienes se han desempeñado en la emergencia sociosanitaria por COVID-19 con gran compromiso y creatividad. Parte de esta experiencia ha sido recogida por el equipo académico de este curso, por considerar que es importante relevar la práctica docente en EPJA. Esta modalidad educativa cumple un rol importante en la formación de jóvenes y adultos que buscan completar sus trayectorias educativas y nivelar sus estudios, así como reparar sus experiencias previas de distanciamiento de los procesos educativos formales.

Los casi cien docentes que realizan clases para la modalidad flexible de nivelación de estudios que participan en este curso, provienen de diversas regiones y localidades del país. En este relato, se comparten algunas de sus reflexiones en torno a su ejercicio profesional en este año de pandemia.

Adecuar las expectativas y enfrentar la frustración

Los docentes manifestaron que durante este año vivieron diversas dificultades, coincidiendo en que el inicio del proceso educativo en pandemia fue un periodo exigente en cuanto a la adaptación a los cambios, y porque debieron destinar una gran energía a la permanencia de los estudiantes jóvenes y adultos en el proceso, intentando que superaran su frustración inicial.

Mantener la motivación de las y los estudiantes

En este contexto adverso, los docentes coinciden en señalar que es fundamental fortalecer la motivación de sus estudiantes. Estos necesitan saber que cuentan con el docente, que pueden realizar preguntas y pedir ayuda para comprender los nuevos contenidos, sobre todo aquellos contenidos y conocimientos más alejados de la experiencia cotidiana de jóvenes y adultos que, a menudo, llevan largos años sin estudiar.

Los desafíos del uso educativo de las tecnologías

Este aspecto ha sido uno de los mayores desafíos de este periodo. Reconocer y superar las dificultades de conectividad y comenzar a emplear los dispositivos que habitualmente estaban destinados al entretenimiento como herramientas educativas, son algunos de los fenómenos a los que docentes, estudiantes y familias se han enfrentado.

La lejanía física y barreras generacionales como un problema de la enseñanza

Estas nuevas condiciones han representado una dificultad en el contexto rural, donde no existe una buena conexión a internet, y para los estudiantes de mayor edad, que tienen menor cercanía con los dispositivos tecnológicos. Los docentes notan que en estos casos se han producido, no obstante, fenómenos interesantes, como el apoyo intergeneracional que se ha generado en los hogares. Se está dando una nueva forma de interacción, en torno a los esfuerzos educativos de personas de distintas generaciones que conviven en un mismo espacio.

El uso de las tecnologías como una respuesta creativa

Las y los docentes de EPJA relatan que ofrecen clases y retroalimentación por las más diversas vías: llamadas telefónicas, videollamadas, mensajería, correo electrónico. Cuando existe la posibilidad, y aunque la participación no sea completa, realizan clases presenciales a través de plataformas como Zoom o Meet. No obstante, pese a que se encuentran en comunicación con sus alumnos, existen limitaciones diversas, y una de las más importantes es que en la gran mayoría de los casos los estudiantes solo cuentan con sus teléfonos celulares para participar en las actividades y acceder a los contenidos ofrecidos.

Además, para impartir sus clases, las y los docentes han debido aprender a elaborar cápsulas de video: se graban en sus casas haciendo clases, las suben a YouTube y las envían a través de WhatsApp, y los estudiantes las siguen en sus teléfonos.

Cuidando el bienestar emocional de estudiantes y docentes

Los docentes expresan con claridad la necesidad de atender al cuidado y bienestar emocional de sus estudiantes y de sí mismos. En el caso de los propios educadores, indican que ya se encuentran cansados por las extensas jornadas, el esfuerzo de adaptarse a constantes cambios, como nuevas plataformas y redes, largas horas de trabajo frente a pantallas, pérdida de privacidad en sus hogares, entre otros. Algunos docentes relatan que han buscado actividades recreativas o de relajación, para tener un autocuidado básico, pero el tema sigue siendo delicado para la mayoría.

Asimismo, observan y son sensibles a las necesidades de sus estudiantes, a quienes perciben estresados, temerosos, y a algunos con serias dificultades económicas por haber perdido sus fuentes de empleo. De este modo, los docentes deben intentar contener a sus estudiantes, aunque ellos mismos necesitan a su vez del apoyo de otros.

El que sus jornadas de trabajo sean muy extensas, se debe, entre otras razones, a que es difícil establecer y respetar los horarios para el trabajo sincrónico. Dado que no todos se logran conectar por WhatsApp o video conferencia en el horario establecido con anticipación, muchas veces requieren ofrecer una retroalimentación personalizada, pues las personas jóvenes y adultas requieren espacio para preguntar, resolver dudas y confirmar que están comprendiendo los nuevos contenidos.

El desafío de la diversidad en las aulas de EPJA

Los docentes de EPJA describen la gran heterogeneidad existente en sus aulas. Esto ya constituye un desafío en modalidad presencial, y lo es aún más en este contexto de educación remota. Algunos señalan la integración reciente de estudiantes migrantes, donde destacan las dificultades de conocimiento del idioma de las personas de origen haitiano, así como la presencia de algunos estudiantes con necesidades educativas especiales (personas sordas, con alguna dificultad motora, con síndrome de Asperger, entre otras). En este sentido, observan que la EPJA contribuye al respeto a la diversidad y propicia una cultura inclusiva.

En suma, hemos querido, con esta reflexión, visibilizar la docencia en educación de personas jóvenes y adultas, por considerarla valiosa, comprometida y relevante para la sociedad chilena, que busca una mayor justicia social y educativa.

El equipo académico y de gestión del curso de perfeccionamiento está integrado por: Luís Reyes O., América Santibáñez U. (IIPE) Víctor Martínez G. (PEB), Viviana Bahamondes O. (DIBRI), Judith Reyes G. y Marcela Marinkovic A. (CES).