,

UCSH en la cuarta versión del Diplomado en Pedagogía Salesiana

Desde al 21 de enero, miembros de la comunidad universitaria de la UCSH participaron de la cuarta edición del Diplomado en Pedagogía Salesiana.

Un total de 86 educadores y agentes pastorales de diversas obras salesianas, se reunieron durante dos semanas en el Centro Espiritual de Lo Cañas para empaparse de conocimientos que les permitan desempeñarse como educadores en Salesianidad y Pedagogía Salesiana, comprometidos con la vida y misión de la Iglesia, con el estilo educativo de Don Bosco y Madre Mazzarello.

El diplomado está dividido en tres niveles, los cuales contaron con 33, 28 y 25 participantes respectivamente. Todos con el propósito de ser signos calificados en medio de sus comunidades.

Para Emilio Rodríguez, Director de la Escuela de Educación Diferencial, su primera experiencia cursando el nivel 1 del curso, le permitió profundizar en la vida y obra de Don Bosco y Madre Maria Mazzarello. “Son dos personajes excepcionales para la época en la que vivieron. Fue volver a nuestros orígenes y relevar la importancia que ello tiene para comprender nuestro quehacer como pedagogos-pastores: la formación inicial de los futuros profesores con un sello distintivo al servicio de los que más necesitan. <<Cultivemos el arte de escuchar y acompañar>>”, agregó el académico.

En tanto, para Ximena Guzmán, de la Dirección de Asuntos Estudiantiles UCSH, el diplomado “ha sido un espacio de formación integral tanto a nivel académico como de animación pastoral, con experiencias comunitarias extraordinarias. Hemos estrechado lazos con los integrantes de los Colegios y las Fundaciones, generando acercamientos de nuestra Casa de Estudios con todas las obras salesianas. Además, conocer a Don Bosco y María Mazzarello me ha permitido comprender más el corazón del Cardenal Silva, su preocupación constante por los jóvenes en el alma y sueño de Chile está fuertemente ligado al corazón de Juan Bosco”, expresó.

Por su parte, el académico de la Escuela de Historia y Geografía, Juan Pablo Conejeros, destacó la capacidad de gestión del equipo a cargo del diplomado, tanto como la experiencia con sus compañeros y compañeras. “Es un ambiente de encuentro, de acogida, de acompañamiento, de alegría, de amistad, de camaradería, de estudio y oración. En verdad puedo decir que en este programa no solo se adquieren nuevos conocimiento sobre el Sistema Preventivo y se analizan críticamente textos y documentos, sino que además –y sobre todo– se vivencia la experiencia oratoriana propuesta por Don Bosco. Creo que es una formula educativo, pastoral y espiritual que me atrevo a sugerirla para todos mis colegas de la UCSH, especialmente para quienes tenemos, desde la Facultad de Educación, la labor de formar los profesores del futuro”, relevó Conejeros.